Soldano Boca Juniors

Franco Soldano es uno de los jugadores más cuestionados de los últimos años. Lo es, principalmente, por el nulo aporte que suele darle al equipo. El delantero apenas anotó 3 goles en los 39 partidos oficiales que tiene en la institución. Sacando ese lapso de titularidad continua que vivió en la Superliga 2019/20 que ganó Boca, el delantero fue casi siempre suplente y una opción para intentar aportar desde el banco. Pero, ¿realmente ha logrado ser importante en los minutos que tuvo como relevo? La respuesta corta y contundente es que no.

Soldano ingresó desde el banco en 14 de sus 39 partidos oficiales en Boca. Si bien hubo varios de esos encuentros en los que tuvo apenas segundos en cancha, el promedio marca que ha tenido 20 minutos por juego, siendo un número más que interesante para poder darle algo al equipo. Pese a eso, la realidad es que no logró anotar, no dio asistencias y con él en cancha el equipo apenas logró anotar cuatro goles más en esos cotejos. Pero, más allá de los números, generalmente en sus apariciones no ha podido aportar peligrosidad, no se impuso en los duelos aéreos ni arrastró marcas.

Solo en dos de las catorce partidos su ingreso el resultado original se modificó. En una ocasión fue a favor, cuando desde su entrada se logró meter el segundo ante Claypole, aún sin su participación activa en el gol, para vencer por 2-1 y avanzar en la Copa Argentina. La otra ocasión fue en contra, ya que entró con Boca ganándole por 1-0 a River, partido que terminó empatado por 2-2 de manera casi agónica por un tanto de Sebastián Villa en el que Carlos Tevez fue el asistidor.

La realidad es que Soldano no ha logrado aportar nunca desde el banco y, cuando fue titular, tampoco logró resaltar en demasía. Sí, es cierto que siempre se desgasta físicamente, colabora en el retroceso y Boca logró ser campeón de la Superliga con él como inicial. Pero también es cierto que este mismo plantel no lo necesitó en la Copa Diego Armando Maradona para dar la vuelta. Está claro que el club necesita un futbolista que aporte mucho más que generosidad en ese puesto.

Lo más alarmante no es el nivel en si de Franco Soldano, si no su llegada a la institución y su permanencia. Nicolás Burdisso lo trajo como uno de los reemplazantes de Darío Benedetto junto a Jan Hurtado. El delantero no estuvo a la altura, pero aún con la actual dirigencia logró renovar su contrato por pedido expreso de Miguel Ángel Russo.

Sí, en junio se irá de la institución y rápidamente su paso quedará en el olvido, pero eso no modifica el punto. Es que en la actualidad Boca está demostrando tener un grave problema de recambio que, ante lesiones y o sanciones de titulares, exponen un plantel que ha quedado corto en jerarquía y nivel. El ejemplo claro y más reciente es el partido contra Talleres, donde otra vez se tuvo que recurrir e insistir en jugadores que de esta talla que no cambian la ecuación. Habrá que mejorar mucho a la hora de analizar posibles refuerzos y, en especial, a darles continuidad en el tiempo cuando su potencial es tan bajo; porque como dice el dicho, la culpa no es del chancho si no de quien le da de comer.

Por DX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.