Adrian Sanchez Curico

El pibe Adrián Sánchez (categoría 1999), nuevamente a préstamo: el volante, capitán de la Reserva del Xeneize, pasará a jugar en Curicó Unido, equipo que dirige el Loco en Chile.

Y un día Juan Román Riquelme y Martín Palermo volvieron a tirar paredes. Pero esta vez no fue adentro de la cancha, nada de eso, sino que el ex delantero adquirió los servicios de una de las figuras de las Inferiores de Boca para que juegue en su equipo, el Curicó Unido de Chile. ¿De quién se trata? De Adrián Sánchez, juvenil categoría 1999 que venía siendo una fija en la Reserva del Xeneize pero que a su edad ya necesita sumar minutos en Primera.El juvenil que Martín eligió para su equipo juega de volante central y hasta el día de su partida, era el capitán de la Reserva que dirige Sebastián Battaglia. Para el pesar del León, ya es la segunda temporada que no puede contar con el mediocampista. Es que en el arranque de 2020 también se fue cedido a Cerro Largo de Uruguay, donde tuvo buenos rendimientos pero no hicieron uso de la opción de compra.Ahora, el chico de 21 años, que nació el 14/5/1999 en Don Torcuato, se va a préstamo (sin cargo y sin opción) por un año al equipo del Titán, que terminó noveno en el último campeonato chileno, a un puesto de clasificar a la Copa Sudamericana. El Loco se refuerza con el pibe de Boca pensando en levantar la mala imagen que dejó en un equipo que agarró estando cuarto en el campeonato y peleando por entrar a la Libertadores. El ex 9 dirigió al equipo en 14 partidos: ganó sólo tres, empató la misma cantidad y perdió ocho.Sánchez es jugador de Boca desde las Divisiones Infantiles. Y subió a Primera en 2019 para hacer la pretemporada con el plantel de Gustavo Alfaro, técnico que lo llevó una vez al banco de suplentes. Fue justamente en el último partido que dirigió Lechuga, en la derrota por 1-0 ante Rosario Central el 8/12. Pero ahora y al igual que en el 2020, el pibe buscará sumar minutos afuera, en este caso en el equipo del Titán.La salida de Sánchez de todas maneras también hace pensar que el trabajo de Boca en juveniles está dando frutos. Porque si bien aún no hizo su debut con la camiseta azul y oro, sí jugó incluso hasta por Copa cuando estuvo a préstamo en Uruguay. Y así como él, hay otros que también están demostrando su potencial mientras suman minutos en otros clubes, caso Gastón Gerzel, por ejemplo, que viene de jugar un partidazo en Platense. Lo mismo con Marcelo Weigandt en Gimnasia o Ezequiel Cañete en Unión.Además de los chicos que dan sus primeros pasos en la máxima categoría pero de otros clubes, Boca también está encarando una nueva tendencia de la mano de Miguel Russo: darle minutos a los más chicos. Ya lo demostró haciendo debutar a Exequiel Zeballos, a Gastón Avila (hoy cedido a Central), a Cristian Medina, a Alan Varela y a Luis Vázquez. En el último partido, por caso, terminó con cinco jugadores sub-23 en cancha. Sánchez, por lo pronto, deberá esperar para ponerse la azul y oro, pero sin dudas que jugar en el equipo del máximo goleador de la historia del club, es una linda posibilidad.

Por DX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.